Control biológico como manejo integrado de plagas

Técnico en Jardinería 

Alejandro Piperno

ajpiperno@hotmail.com

Fotografías: Florencia Lataste

En los jardines con predominio de especies exóticas en la región, la biodiversidad se encuentra fuertemente alterada produciendo frecuentes situaciones de inestabilidad en el sistema, que se manifiestan, por ejemplo, con la aparición de plagas. El manejo del hábitat, constituye una alternativa para el manejo de plagas que se destaca por ser compatible y sustentable en términos del cuidado ambiental. Sus principios se basan en modificar la biodiversidad de estos sistemas, mejorando sustancialmente las interacciones entre los distintos niveles tróficos (planta - herbívoro - enemigo natural). Una diversificación vegetal es clave para un control biológico más eficiente.

Conocer las especies plaga, sus enemigos naturales y sus interacciones con el ambiente, facilita el diseño y la aplicación de procedimientos de manejo que sean eficientes para explotar los "puntos débiles" en las defensas de la plaga.Introduce un texto aquí...

Mariquita de dos puntos (Adalia bipunctata) comiendo pulgones

El control biológico constituye una táctica en donde se utiliza a los enemigos naturales de las plagas con el propósito de reducir su abundancia por debajo del nivel en que causan perjuicios económicos en cultivos y perjuicios estéticos en jardines.

El Control Biológico por Conservación consiste en el aumento de los enemigos naturales presentes en el jardín, manipulando el ambiente de modo de hacerlo más favorable para ellos. En este aspecto se pueden mencionar técnicas tales como la utilización de hospederas alternativas, los corredores biológicos, el uso de cultivos trampa, la incorporación de plantas con flores, la introducción de refugios potenciales, etc.

Himenóptero en flor de Verbena bonariensis

El uso indiscriminado de productos químicos ha sido el responsable de la aparición de resistencia en los artrópodos plaga lo cual impacta negativamente en la calidad del ambiente y de las personas debido al mayor empleo de agroquímicos para contrarrestar el efecto de las plagas.

Odonatos, grandes controladores biológicos 

Se ha confirmado a lo largo del tiempo la importancia de los huéspedes alternativos, la mayor accesibilidad a refugios y la provisión de fuentes diversas de alimento para incrementar la supervivencia de los artrópodos benéficos. Esto significa que existe la posibilidad de estabilizar las poblaciones de diversos artrópodos en jardines, diseñando arquitecturas de la vegetación que incrementen la disponibilidad de pulgones (huéspedes/presas) alternativos a las especies plagas que contribuyan a aumentar la diversidad de enemigos naturales. 

Huevos de vaquita de San Antonio en Verbena bonariensis 

El empleo adecuado de plantas nativas hospederas dentro del diseño del jardín para huéspedes/presas alternativos favorece el desarrollo de relaciones tróficas más sólidas que conllevan a un mejor nivel de control de las especies plagas contribuyendo a la estabilidad del sistema. 

Vaquitas de San Antonia en acción 

El jardinero, si bien se debe enfrentar con las mismas plagas y enfermedades que el productor comercial, no sufre obviamente las mismas presiones para controlarlas. Ambos actores concuerdan en definitiva en la necesidad de controlar a las plagas de las plantas ornamentales de la forma más eficiente, el comercial para poder venderla y obtener réditos y el jardinero para poder tener un jardín al cual poder admirar. Las metodológicas que adopten para alcanzar tal cometido deberán ser aquellas que surjan de las necesidades coyunturales, de las presiones, del poder adquisitivo, del conocimiento de las distintas alternativas y de la concientización acerca de la conservación del medio ambiente promoviendo la biodiversidad.